Diseñamos conceptos

Nada tiene alma si no existe concepto. Nosotros diseñamos marcas desde el alma de las empresas y de las personas. Diseñar desde otro lugar es confundir el diseño con hacer dibujitos.

Diseñar es comprender, diseñar es interpretar la esencia de cada marca y darle una expresión estética, emocionante y única. Buscamos su singularidad, lo que la hace poderosa, aquello sobre lo que construir una narrativa que la aleje del pensamiento obvio y de las ideas comunes de su competencia.

El ‘contrapensamiento‘ es un término acuñado por nuestro director creativo Ecequiel Barricart en su libro ‘Tú eres dios y tu marca personal tu religión‘ (Editorial Alienta 2014), en el que ya apuntaba que una marca debe buscar ser única, algo que es fundamental en la carrera del posicionamiento.

El pensamiento conceptual es pensar desde el sentido y la creatividad, no conformarse con las primeras ideas, sino retar al cerebro y al corazón para crear nuevas formas de expresión, nuevos conceptos.

¿Por qué vamos a diseñar otro caramelo de fresa, si podemos crear el primer caramelo tolerante del mundo? (Caramelo BE4 de Caramelos El Caserío de Tafalla). ¿Por qué hablar de Business Angel y no crear un concepto nuevo denominado Social Angel (correduría de seguros FSR) que protege, ayuda y mentoriza proyectos sociales desde la implicación directa de los integrantes de una empresa?

Si ayudamos a las personas a invertir su dinero por qué no les ofrecemos hacer inmersiones en otras empresas para que busquen la rentabilidad también a través del cruce de conocimiento y oportunidades (inversiones e inmersiones Clave).

El pensamiento conceptual persigue rescatar los atributos emocionales y racionales de toda marca para diseñar los diferentes soportes que va a necesitar para afrontar el mercado. La nueva digitalización hace que debamos añadir los atributos digitales para que podamos generar un encuentro oportuno y necesario entre la analogía y la digitalización de cada proyecto que diseñamos.